“No estamos todas, falta el alcalde”

Pancarta que encabezaba la manifestación a su paso por la plaza Mayor. Foto: ultimoCero
Pancarta que encabezaba la manifestación a su paso por la plaza Mayor. Foto: ultimoCero

“No estamos todas, falta el alcalde”

La primera manifestación LGTB+ saca a la calle a varios centenares de personas en lucha por la igualdad con independencia de su orientación sexual o su identidad de género
últimoCero
Valladolid

Castilla y León no es Chueca. Salamanca no es Sitges. Burgos no es Barcelona. Medina del Campo no es Madrid. Toro no es Torremolinos. Magaz de Pisuerga no es Maspalomas…”, así comienza el Manifiesto por el Orgullo LGTB+ Castilla y León que hoy ha salido a la calle en Valladolid.

Venidxs de Segovia, Ávila, Palencia, Salamanca… más lxs de Valladolid se formó unamanifestación histórica, ya que por primera vez en Castilla y León los armarios, ventanas, balcones y desvanes se han abierto y las calles se han llenado del color del Arco Iris. La marcha, que ha partido de la plaza Fuente Dorada y ha ido por Ferrari, Plaza Mayor, calle Santiago, Claudio Moyano, Duque de la Victoria para volver a Ferrari y regresar al punto de partida, estuvo animada por una batucada y reivindicaciones, escritas o gritadas, novedosas para la mayoría de los ciudadanxs.

Uno de los gritos más repetidos fue el de “No estamos todas, falta el alcalde”, aunque muchos de lxs manifestantes portaban caretas con el rostro de León de la Riva, que también aparecía en una recreación warholiana ya divulgada por la Plataforma de Apoyo al Colectivo LGTB+ (PAC LGTB+), que lucha contra la LGTB+fobia (homofobia, transfobia, etc., en Valladolid y que actúa en favor de la igualdad real de todas las personas, independientemente de su orientación sexual o su identidad de género.

La PAC LGTB+ no perdona a León de la Riva que impidiera debatir este mes en Pleno una moción a favor de Valladolid como ciudad de la diversidad. De ahí que su rostro llevara escrita la palabra de homófobo.

Junto al alcalde de Valladolid, su partido, concitó también unanimidad entre lxs manifetsantes: “Dónde están, no se ven los maricas del PP”; “Al PP la sotana se le ve”; “Al PP la homofobía se le ve”… La Conferencia Episcolpal no se quedo atrás a la hora de ser blanco de las críticas para la que se pidió su quema “por machista y patriarcal”.

“Nos manifestamos, no desfilamos” fue otro de los gritos más coreados, para diferenciarse del Orgullo de Chueca e identificarse con el Orgullo más reivindicativo de Lavapiés.

El amplio repertorio de consignas se completó, entre otras, con gritos de “Mi familia mola más porque tiene dos papás”; “Gallardón dimisión”; “Así, así, ni un paso atrás, contra la homofobía lucha popular”; “Ser hetero no es obligatorio“; “¡Qué pena, qué pena me da la madre de Rajoy que no pudo abortar”;

“Homófobo muerto, abono para mi huerto”; “El eje del mal es heteropatriarcal”; “El activismo camina pa’lante, la homofobía pa’ trás”; “Gays y bolleras somos clase obrera”…

Tampoco faltó el toque más localista: “Soy maricón de Castilla y León; soy lesbiana castellana” o “Herrera escucha, Castilla está en la lucha”.

Entre las pancartas destacaba una: “Menos policía y más bolas chinas”. También con referencia a los agentes policiales se gritó: “Méteme la porra hasta que me corra“.

Manifiesto

Tres activistas se encargaron de la lectura del manifiesto, que justifica la necesidad deseguir reivindicando una vez alcanzada la igualdad en el acceso al matrimonio de las personas LGB y eliminadas muchas barreras legales.

“Si hay una Comunidad Autónoma donde los datos muestren que estos avances legales no implican la igualdad social real es en Castilla y León. Aquí legalmente podemos casarnos, podemos ir de la mano por la calle, podemos besarnos, podemos formar familias. Podemos montar negocios. La ley no impide nada de todo eso. Es la sociedad de Castilla y León, es la atronadora voz muda de las instituciones políticas de esta comunidad las que nos gritan con su silencio que no hagamos nada de eso. Que nos escondamos, que callemos. Que nos vayamos”, denuncia el manifiesto que aporta datos que refrendan lo dicho con anterioridad respecto a otras Comunidades, por ejemplo, en matrimonios de personas del mismo sexo.

También se aborda la problemática del alumnado y se dice: “Ser LGTB+ es una invitación al éxodo al éxilio”.  Camino al que se empuja en Castilla y León a las personas transexuales. Sin embargo, los redactores del manifiesto dicen que nada de esto es casualidad y que no se van a esconder en el armario.

“¿Cómo podemos quedarnos si la Junta de Castilla y León se niega a reconocer nuestra existencia, a reconocer, aunque sea simbólicamente, que en Castilla y León también existimos? ¿Por qué no han querido poner la bandera este día del orgullo?”, se peguntan.

Tras recordar lo sucedido hace 45 años en Nueva York, en Stonewall, donde lesbianas, gays, bisexuales, tranexuales,,, levantaron la voz en contra de la discriminación, el manifiesto se traslada al Valladolid del día de hoy para pedir a los políticos que asuman sus responsabilidades (artículo 9 de la Constitución).

“Queremos recordarle a la Junta que somos tan ciudadanos y ciudadanas como cualquiera, que hemos nacido aquí, que somos madres, padres, hermanas, trabajadores. Abulenses, salmantinas, zamoranaos, vallisoletanas, sorianos, segovianas, burgaleses, palentinas y leoneses. Somos de aquí. Vivimos aquí, Queremos quedarnos aquí, Y estamos hartas y hartos de que, una y otra vez, por acción o por omisión se nos indique que tenemos que irnos. Estamos hartos y hartas de pasar miedo, de que nos insulten y nos nieguen. Estamos hartas y hartos de ser ciudadanas de segunda, y hoy, aquí, 45 años después, decimos de una vez por todas que existimos en Castilla y León. Y que no vamos a aguantar ya por mas tiempo, ser ciudadanas y ciudadanos de segunda“, concluye el manifiesto, cuya lectura fue recibida con gritos de: “La lucha es el único camino”; “No desfilamos, nos manifestamos” y “Mi vida, mi cuerpo, mi forma de follar no se arrodilla ante el sistema patriarcal”.

Tras la manifestación, la fiesta se trasladó al Rosarillo Indie Club, donde tuvo lugar la presentación del número 32 de Ramalazo, con C’mon Pih Djs “música para bollindies y heteromajxs”.

Mañana, sábado,a las 19.00h, en el Ateneo Republicano, está programado un acto del Comité Antisida de Valladolid. Tres horas más tarde, en el mismo lugar, Fiesta Autogestionada de PAC LGTB+, en la que se sorteará una cesta erótica.

El domingo finalizará la Semana, a las 13.00 horas,con ‘Plumas de Quesada’, en el Cocó Café, y a las 18.00  en la la Ribera de Castilla, se celebrará un  torneo de fútbol, el Pucela-Loca, y a las 20.00 horas, juegos al aire libre.

 

Fuente: ÚltimoCero

Link: “No estamos todas, falta el alcalde”

Anuncios