Amnistía Internacional Castilla y León reúne a sus activistas para analizar la situación de los derechos sexuales y reproductivos

Rocío López, Ana Victoria Pérez, Ana Landa y Pablo Gerbolés durante la mesa redonda. Foto: L. Fraile

“Amnistía Internacional Castilla y León reúne a sus activistas para analizar la situación de los derechos sexuales y reproductivos

Durante esta jornada, que ha sido organizada a lo largo de este sábado dentro de la campaña global `Mi cuerpo, mis derechos´, se ha celebrado una mesa redonda en la que han participado Ana Landa, Rocío López y Pablo Gerbolés
Laura Fraile
Valladolid
El pasado 22 de marzo el grupo de Amnistía Internacional de Valladolid salió a la calle Santiago para recoger firmas por el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva de calidad, la reivindicación de una educación sobre sexualidad integral o el respeto, la promoción y la protección de los derechos sexuales y reproductivos. En apenas dos horas consiguió doscientos apoyos. Dos semanas después, una treintena de activistas de toda Castilla y León se han reunido en el centro cívico Juan de Austria para retomar este tema, con el que estarán trabajando durante los dos próximos años a través de su campaña global `Mi cuerpo, mis derechos´. Una de las acciones incluidas en su calendario de actuaciones ha sido un encuentro que ha tenido lugar este sábado en Valladolid y en el que, entre otras cosas, se ha celebrado una mesa redonda con tres representantes de colectivos sociales que han aportado algunos datos sobre la situación actual de los derechos sexuales y reproductivos. Una de las personas invitadas a esta mesa redonda ha sido Ana Landa, integrante del Equipo de Derechos de las Mujeres de este movimiento, que actualmente cuenta con activistas en más de 150 países. Ana se refirió al punto de partida de la campaña `Mi cuerpo, mis derechos´, que está vinculado con el cumplimiento del vigésimo aniversario de la celebración de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, un acto que contó con la asistencia de líderes de 179 países del mundo que, después de haberse reunido en El Cairo, adquirieron unos compromisos que dos décadas después es necesario ampliar.“Creemos que deben incluir aspectos como el de la educación sexual o el de la despenalización del aborto. Aún hay mucho por hacer. Por ejemplo, en Marruecos hasta hace poco los violadores quedaban impunes de su delito si se casaban con sus víctimas”, explicó esta activista. Otros datos ofrecidos por Amnistía Internacional prueban que aún queda mucho por mejorar: más de 14 millones de adolescentes dan a luz todos los años a causa de relaciones sexuales forzadas y embarazos no deseados, se producen 215.000 muertes maternas cada año que podrían evitarse mediante el uso de anticonceptivos, un 40% de las mujeres en edad de procrear viven en países donde el aborto está prohibido y 76 países de todo el mundo tipifican como delito la conducta homosexual. Ana aprovechó su intervención para exponer la situación vivida en algunos países, como por ejemplo El Salvador. “Allí hay muchas condenas por abortos provocados o por partos realizados en casas que acabaron generando la muerte del recién nacido. Esto puede implicar condenas que van de los 35 a los 50 años de cárcel”, indicó esta activista, que ha estado trabajando entre el año 2002 y el año 2013 en este país centroamericano en la promoción de los derechos de las mujeres. La segunda persona que participó en esta mesa redonda fue Rocío López, quien acudió como integrante del Foro Feminista. Rocío, que comenzó haciendo un recordatorio de la mujer que fue asesinada a finales del pasado mes de marzo en Medina del Campo a manos de su pareja, se centró en ofrecer una completa panorámica de la regulación de los derechos sexuales y reproductivos en España. Para ello comenzó explicando la situación vivida durante la década de los 80: “Lo que hoy en día el Código Penal define como delitos contra la libertad sexual, antes se llamaban delitos contra la honestidad. Éstos estaban asociados a la honra y permanecieron hasta el año 89. El divorcio no se permitió hasta 1981, así que hasta ese momento convivir con otra persona suponía ser tildado de adúltero. Esto se valoraba de manera distinta según fueras hombre o mujer. Para la mujer el adulterio estaba en yacer con un varón que no fuera tu marido, mientras que para el hombre significaba tener a la manceba dentro de casa o notoriamente fuera de ella”, especificó Rocío. Buena parte del discurso de esta integrante del Foro Feminista se centró en el aborto, un tema que analizó desde su regulación en el año 1985 hasta la reforma que quiere introducir Gallardón. “Hasta esa fecha hubo muchos abortos clandestinos en el sur de Francia, Londres o en las casas de las aborteras. Con la promulgación de la Ley del 85 se consiguieron tres supuestos de despenalización. Veinticinco años después, la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo pasó de los supuestos a los plazos, consiguiendo sacar el aborto del ámbito penal para pasarlo al sanitario, apostando por el derecho a una maternidad libremente decidida o protegiendo a los facultativos. Ahora, con la aprobación del Anteproyecto de Ley, vamos a sufrir un gran retroceso en el que, entre otras muchas cosas, se va a ver a la mujer como una persona incapaz de elegir qué quiere hacer, ya que tendrá que esperar al consentimiento de los especialistas”, resumió Rocío.

La campaña global de AI este año lleva por lema ‘Mi cuerpo, mis derechos’. Foto: L.F.

La mesa redonda finalizó con la intervención de Pablo Gerbolés, quien acudió como coordinador del servicio jurídico de la Plataforma de Apoyo al Colectivo LGTB de Valladolid, una organización constituida el pasado mes de noviembre. Gerbolés, que comenzó aludiendo a algunos países que criminalizan o imponen penas de muerte a las personas homosexuales (como es el caso de Rusia o Uganda), señaló que en España no hace tanto tiempo que se ha despenalizado este tipo de prácticas, ya que la situación no empezó a mejorar hasta el año 1979. “Desde entonces hubo algunos progresos en materia de igualdad que aparecieron recogidos en la Constitución, pero hasta el 2005 no se aprobó la modificación de las normas civiles para posibilitar un matrimonio igualitario y hasta el 2007 no se permitió dejar constancia del cambio de sexo en el Registro civil”, explicó Pablo. “Debemos reivindicar nuestra propia individualidad y reapropiarnos del deseo. También debemos superar muchas dificultades en temas como la reproducción asistida, lo que genera que se haga un uso restrictivo del concepto de esterilidad, o que provoca que te excluyan del catálogo de servicios de la Sanidad pública, ya que al final tenemos que acabar yendo a la privada. Además, el cambio de sexo sigue estando patologizado, lo que demuestra que hay que superar ciertas mentalidades”, terminó afirmando Gerbolés durante su intervención. Este encuentro de activistas de Amnistía Internacional Castilla y León, que había comenzado a primera hora de la mañana, también sirvió para anunciar la que será la segunda campaña global impulsada por este movimiento, que recibirá el nombre de Stop Tortura. Esta nueva acción, que se lanzará a mediados del mes de mayo, se ha fijado como objetivo pedir a los gobiernos que implementen unas salvaguardias efectivas contra las torturas, tratos inhumanos, crueles y degradantes, pero poniendo un énfasis especial en países como México, Marruecos, Uzbekistán, Nigeria o Filipinas. Este movimiento va a trabajar durante dos años con esta campaña, aunque la compaginará con la relativa a la defensa de los derechos sexuales y reproductivos. Amnistía Internacional Castilla y León, que actualmente cuenta con alrededor de 150 activistas repartidos por todas las provincias excepto en Zamora y Soria, tiene previsto realizar nuevas actividades en los próximos días. Una de ellas tendrá lugar este martes en Zamora, ciudad en la que se presentará su campaña `Mi cuerpo, mis derechos´ y donde se proyectará la película `La bicicleta verde´ en un acto que comenzará a las 19 horas de la tarde en el centro cultural de La Alhóndiga. Asimismo, a finales del mes de abril se celebrará en Burgos una acción por la libertad de expresión, a lo que se sumará el desarrollo de una mesa redonda en Valladolid, prevista para el día 30 de este mes, cuyos participantes se anunciarán en los próximos días.”

 

Fuente: ÚltimoCero

Link: Amnistía Internacional Castilla y León reúne a sus activistas para analizar la situación de los derechos sexuales y reproductivos