“All-ways” de Miriam González

No tenéis ni puta idea de lo que es la gloria ni como sabe, si no la habéis comido el coño hasta la última gota.

Podría ponerme mucho más fina y decir que tiene talante de pantera y sabe a vida. Tiene mil mapas y carreteras en sus caderas y un sin fin de vías de servicio en su espalda. Hay que ser atrevido si quieres coger su curva de la felicidad ( o de la mía, quién sabe ) sin estamparte en sus cosquillas, al sur de su última costilla.

Si tienes ganas, y a mi no me faltan, sube a ver mundo hasta su pecho, tan solo cuesta un par de besos. Después cómele los pezones, poco a poco, que no hay prisa por volver a bajar hasta su coño.

Si te sobra tiempo susúrrale al oído lo mucho que te pone, lo guapa que esta desnuda, y que te oiga llover y lloverse encima de tus dedos. Dala la vuela y siéntete victoriosa, porque va a ser el único orgasmo en el que la sientas un poco tuya.

Porque yo, que la he tenido encima, sin miedo a nada, la he visto romper todas la cadenas que la puso la vida, la he visto deshacerse en contra del tiempo y la he visto correrse a contrarreloj.

Podría ponerme fina y deciros que folla como la vida, y que yo inamovible la miro cada día como si nos estuviéramos haciendo el amor, pero yo que de versos sé poco prefiero llamar a su culo gloria y a su coño vida.

Miriam González

Anuncios